<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d3380899097010735906\x26blogName\x3d%E2%96%A0\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://susurroinvoluntario.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://susurroinvoluntario.blogspot.com/\x26vt\x3d8125608388057354', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
 

se busca nombre para cuento

Bueno lo prometido es deuda, como dije en mi fotolog, encontré un cuento que escribí hace un tiempo, ahora los dejo con él.


Doce diez y el tren no llega, cinco minutos más y no se qué pasará, en cualquier momento puede llegar mi familia y aquí queda todo, realmente nadie creía que sería capaz, nadie creyó que me atrevería, no debieron haberme desafiado.

Por fin llegó el tren, dejé mi equipaje dentro rápidamente, a esta altura mis padres ya se debieron haber percatado de mi ausencia. El corazón me salta, intenta escapar, solo ruego que el tren parta rápido, tengo fe que cuando llegue todo será distinto, pero aún así sé nada será fácil.

De pronto mi padre sube rápidamente al vagón, intento ocultarme pero esdemasiado tarde, me toma de un brazo y me baja, "pa donde creí que vay pendejo" y me baja como si fuera un niño de ocho años, no sabe que uno a los casi diez y con pinta de once ya es todo un ser independiente.

Con la vergüenza que pasé en el tren no le hablé en todo el camino a casa, al llegar mi madre lloraba preocupada, tonta para qué me subestima, si digo que me voy no porque tenga casi diez no seré capaz.

Ya vendrá otra oportunidad, ahí si que se arrepentirán y nunca desearían haberme obligado a comer porotos de nuevo.



fin

Etiquetas:

By: arcanos | sábado, 15 de diciembre de 2007 at 12:35 p. m. | |